jueves, julio 05, 2012

Duele Madurar

Ya se encuentra muy cerca la comida del 25 aniversario de mi generación de preparatoria.

25 años, se dice fácil y rápido.

Pero no lo es.

La época de la preparatoria es la que yo considero una de las más felices de mi vida en muchos aspectos. Juventud, sueños, el mundo y la vida por delante.

Duró muy poco, solo dos años. Mi generación fué la última bajo ese esquema y cada quien tomó rumbos y caminos diferentes.

A partir de ahí, en el caso de este quien escribe, el camino cuesta arriba en el tránsito de la vida me ha obligado a dar desde pasitos cortos y titubeantes, hasta saltos cuánticos y arriesgados en muchas direcciones, las circunstancias no siempre son favorecedoras y los sueños en muchos de los casos son simplemente eso.

Tengo muy altas las espectativas sobre la reunión del próximo 7 de julio, hace 5 años que nos reunimos, pudimos acudir al rededor de 70 ex compañeros de un total de 120 que formamos la generación '85-'87, ahora con el desarrollo de las redes sociales y la relativa facilidad de contactarnos espero lleguemos a los 100, pero aún si solo vamos unos cuantos sé que valdrá la pena.

Entre ese verano del '87 y el día de hoy hay una distancia mayúscula, hay una cantidad de tiempo tremenda y he vivido 25 años de experiencias que en resumen y en retrospectiva, me ubican como la misma persona en escencia, pero transformado en el fondo por todos los acontecimientos (buenos y malos) que han transcurrido durante este lapso.

Ya no soy físicamente el mismo, ya no soy emocionalmente el mismo, ya no soy intelectualmente el mismo... pero al mismo tiempo sí lo soy.

Del grupo de amigos, los 'Wilburs' de aquellos años tengo la dicha de seguir en contacto con varios, del total de compañeros ocasionalmente he coincidido con alguno o alguna -y en más de una oportunidad con la duda sobre si habré recordado correctamente su nombre. He pasado por dos matrimonios y dos divorcios, tres hermosos hijos, la muerte de mi padre, multiples cambios de domicilio y empleo (y hasta de entidad federativa), he conocido muchisima gente, he olvidado a otro tanto, he viajado, enfermado, sanado, amado, odiado, y un largo etcétera de circunstancias, pero en el fondo -muy en el fondo, he madurado.

Duele madurar, es parte del proceso de la vida, pero de no hacerlo tampoco valdría la pena celebrar que hace 25 años disfrutaba de un nivel de inmadurez e inexperiencia que hoy recuerdo con nostalgia. Duele madurar, duele dejar atrás una etapa (o muchas) donde la vida era diferente, donde la perspectiva era tan alta y tan amplia que no cabía en ningún mapa.

'Blood on blood' de Bon Jovi cuenta la historia de un grupo de amigos, y le encuentro mucha similitud con la historia de cualquiera de nosotros, a la vuelta de la esquina la vida nos convierte en abogados, médicos... pero en el fondo seguimos siendo nosotros mismos.

Espero con ansias el sábado 7.

M.F.

Posted via email from Marco's posterous

martes, enero 10, 2012

Esas curiosas formas de la felicidad

Happy-feet

Happy Feet, lo primero que aparece cuando googleas la palabra Happy


Primero:

A mis dos o tres lectores, tengo que ofrecerles por enésima vez una disculpa. Ahora sí la ausencia de la blogósfera fué pronunciada; pero tiene sus razonamientos lógicos. Tristemente las ocupaciones laborales siempre han sido en porcentaje mucho mayores que el tiempo libre -por lo menos para la mayoría de los que formamos parte de alguna nómina. Dentro de mi trabajo las complicaciones se han sucedido una detrás de la otra, ya sea en forma de nombramiento (que acaba siendo más simbólico que nada) o de participación en alguna expo (propia o ajena).

Este semi ejercicio literario que tanto añoro ha estado ausente de mis prácticas cotidianas. Las 24 horas del día tienen de lunes a viernes destinado más del 50% de mi esfuerzo a la vida laboral (el otro 50 se reparte en medio comer, medio dormir, medio vivir... exacto, todo a medias). Pero si algo tengo (y a veces me sobra) es terquedad, y esa misma cualidad/defecto me impulsa a cambiar los porcentajes y a hacer (o re hacer) mi vida en términos de lo que a mi me mueve. Olvidaba el sábado -que laboralmente hablando ocupa solo unas 6 horas (o el 25% del día) pero que en términos de cansancio es quizá para mi el día más pesado de la semana.

Ahora que ya intenté explicar por qué he dejado en calidad de abandonado el blog, entro en el tema.

LA FELICIDAD.

¿Qué es eso? ¿Con qué se come? ¿Lo venden en alguna tienda departamental a meses sin intereses?

No lo sé. Las interpretaciones de lo que significa la felicidad pueden variar de persona en persona y de cultura en cultura. Habrá quien sea feliz por poseer riquezas materiales, habrá quien sea feliz por obtener un título académico, lo habrá también por que su equipo de fútbol logró un campeonato (o no descender de categoría), habrá quien sea feliz simplemente por el hecho de estar vivo. Las posibilidades son casi infinitas.

En ciertas culturas (la nuestra incluída) la muerte misma es sinónimo de felicidad... "pasó a mejor vida" -solemos escuchar cuando alguien muere, en alusión a que la máxima felicidad sea el encuentro con el Creador (y los seres queridos que se nos adelantaron en el viaje) -con todo y lo triste y patético que es el modo convencional de despedir a alguien vía ceremonia fúnebre.

Mi muy particular punto de vista sobre las cosas que me rodean y hacen de mi la persona que soy, me permite hacer un recuento de lo que a través de los 42 años que he formado hasta hoy parte de la raza humana me hacen feliz.

Desde el momento de mi nacimiento me ha hecho muy feliz disfrutar de la compañía de mi madre. Es una persona totalmente especial (como suelen serlo las mamás) y con quien por tener tan pocos puntos de coincidencia (nuestros gustos, aficiones, filosofías, etc. pueden ser diametralmente opuestos, por ejemplo ella es una excelente bailarina y yo padezco de siniestritis bípeda [tengo dos pies izquierdos a la hora de intentar bailar, pues], me gusta la literatura complicada y ella es en exceso light a la hora de leer). Desde el fallecimiento de mi padre, los niveles de felicidad de mi mamá bajaron de forma alarmante, pero de manera conjunta el batallón nietos (5) e hijos (3) hemos hecho nuestro mejor esfuerzo por nivelar un poco las cosas. Desafortunadamente quienes contribuimos a que los niveles de felicidad de mi madre suban y bajen a manera de montaña rusa, somos nosotros mismos (me refiero a mi y a mis hermanos) y los problemas que nos rodean; las mamás tienen esa cualidad/defecto de permearse de la vida de los hijos y hacer de la felicidad o las preocupaciones algo propio sin embargo y a su manera, me hace feliz.

Durante mi infancia diferentes circunstancias y factores me llenaban de felicidad; mi abuela por ejemplo me hacía inmensamente feliz visitándome y llevando entre sus manos una tablilla de chocolate, claro que ella desconocía que al ingerir productos derivados del cacao yo tenía una reacción alérgica adversa y me llenaba de ronchas. Mi abuela materna fué mi sinónimo de felicidad hasta los 5 años (cuando ella falleció).

Los cumpleaños (míos o de mis hermanos) y las navidades también eran -junto con los viajes, los momentos más felices para mi. Mi familia fue siempre unida hasta cierto punto (ya lo saben, fuí el primero en abandonar el nido y darme tremendo golpe de realidad al ver que mis alas estaban realmente inmaduras) y mientras viajabamos, festejabamos o celebrábamos las fiestas el estado de felicidad en mi persona era mayúsculo.

Con la adolescencia y los cambios hormonales los estados de felicidad/depresión/angustia/euforia me pegaron "con tubo". Diversos factores podían hacerme el más feliz a mi manera; mis amigos, las salidas, la incipiente libertad de elección (qué película ver, qué ropa usar, qué rumbo tomar) alegraban mis años adolescentes. Fuí un tipo de lo más enamoradizo (aplica aquí el dicho de las abuelas: "solo mira una escoba con faldas y de inmediato se emociona") por lo que la felicidad derivada de la colección de noviazgos fugaces -y los primeros intentos de romanticismo con mariposas en la barriga incluídas, eran el equivalente a estar en permanente estado de felicidad (visto en retrospectiva, sí que había escobas con faldas).

Las excursiones, viajes, conciertos y demás experiencias entre los años de preparatoria y la universidad se multiplicaban haciéndome esa etapa algo realmente entrañable. Las personas que me rodearon en ese punto de mi vida (y que con varias sigo afortunadamente en contacto hasta hoy) le dieron ese toque extra de felicidad al entorno.

Hasta que quise -según yo, ser aún más feliz.

Dejé a un lado a mi familia, amigos, universidad y sentido común por hacer mi santa voluntad y embarcarme a muy temprana edad (a los 20) en un proyecto de vida alternativo: me casé. Con la persona equivocada, en el momento equivocado, bajo las circunstancias más equivocadas, todo por un impulso de berrinche disfrazado de felicidad.

Obvio, no funcionó. Pero sí tuvo un final feliz -en cierta forma un desarrollo de la historia con su lado positivo: mis hijos mayores, uno de los más grandes motivos de felicidad para mi desde que cada uno llegó al mundo.

El primero llegó cuando (en términos 'ideales') yo debería estar viajando por Europa mochila al hombro; la segunda en la etapa (otra vez en términos 'ideales') a la hora de aventurarse en una maestría para salir como 'top of the class' y ejercer en una mega agencia de medios o ser contratado por Steve Jobs y diseñar para Pixar. Me convertí en padre sin haber pisado suelo europeo y apenas terminando los créditos suficientes para la licenciatura. Pero ¿que más da? era el más feliz con mi par de críos a cuestas, con mi par de ideales de vida, con mi par de juguetes recién desempacados.

Cuando se terminó la vida en común con la madre de mis hijos, de cierta forma terminó la cercanía de vivir cada una de las etapas de su crecimiento. No obstante al haberse concretado la separación, hicimos (y hacemos hasta hoy) nuestro mejor esfuerzo por ser felices a nuestra manera. Es complicado intentar expresar en unas líneas los malabares logísticos y de coordinación que tuvimos que hacer en más de una etapa (se han mudado tantas veces que parece que intentan romper algún tipo de récord) para vernos, convivir y hacer equipo padre/hijos. Baste decir que cuando coincidimos desbordamos felicidad, a un grado -que creanmelo o no, contagia hasta a la gente desconocida que nos ve.

Los avatares de la vida me han llevado por sendas donde de repente aparecen cual señalamientos viales los momentos de toma de decisiones o de elección de rumbo y trayectoria. Si en términos aeronáuticos mi vida fuese un rutinario vuelo del punto 'A' al punto 'B', la calidad de mis elecciones y decisiones han trazado la ruta más tormentosa y difícil, pudiendo haber navegado en cielos despejados y con viento a favor. Mi radar para distinguir una buena o mala elección aparentemente está averiado desde hace un buen rato. Y la felicidad estriba en gran medida en las decisiones que tomas; si te equivocas, simplemente la vida se encarga de indicarte que cometiste un error -y a veces lo hace de tal forma que parece que Mke Tyson te golpea al mismo tiempo que te muerde no una, sino las dos orejas.

Segundo matrimonio, segundo fracaso, tercer hijo. El único saldo a favor de otra ruta mal planeada: Mi clón 2.0 

La felicidad de convivir con mi pequeño hijo se traduce en cosas simples: salir con él, ver una película, comer algo, caminar dentro de un mall, ver un partido de fútbol, jugar video juegos, desayunar hot cakes, ver los Simpson y escuchar sus carcajadas (su madre le tiene prohibido ver la serie -meh), hacer de vez en cuando lo que él llama un "campamento" que simplemente consiste en que se quede a dormir conmigo. Creo que él también se siente feliz compartiendo algo de tiempo con su papá.

Mis hijos en resumen, son precisamente -dentro de lo difícil y doloroso que es estar separados por diversas circunstancias- donde reside una parte importante de mi propia felicidad.

Pero aún hay más.

De todas las maneras posibles en las que pude encontrar un gramo de felicidad (que posteriormente se convertiría en toneladas), la más reciente llegó de la manera más improbable para mi -el eterno escéptico-.

Una coincidencia, el estar en el lugar exacto en el momento adecuado. El destino.

¿Como imaginarme que después de tanto tiempo me la encontraría, y sobre todo bajo esas circunstancias? No quiero saber la respuesta, lo unico que sé es que la vida me recompensó de la manera más curiosa, en un momento en el que yo creí que la posibilidad de contar con una relación de pareja estaba totalmente descartada de mi vida y fuera de todo propósito, yo mismo le había puesto un cerrojo de combinación a mi corazón y mis sentimientos, tiré la llave y olvidé dónde lo hice.

Soy francamente feliz, quizá más allá de lo que yo mismo hubiese imaginado. Esta es el tipo de situación donde interviene el cliché de "si alguien me lo hubiese anticipado, no le hubiera creído". Pero pasó.

Desde que la encontré (o nos encontramos) han pasado ya algunos meses, durante los cuales la vida (y mi perspectiva de la misma) ha cambiado y dado un giro de 180 grados.

Ella conoce perfectamente mi historia -y no tiene empacho alguno en preguntar (como buena abogada tiene un muy desarrollado talento para el 'arte' del interrogatorio -al que yo caigo redondito-) en caso de duda, y aún con mi gigantesca colección de defectos, sabe hacerme sentir el hombre más perfecto y feliz del universo.

Quizá para hacerles saber esto último se gestó en mi mente la edición de este post. Esas curiosas formas de la felicidad que han llegado a la vida de este, su seguro servidor a pesar de no contarse en forma multitudinaria, me han marcado y lo seguirán haciendo mientras Dios me preste vida y tiempo para ser feliz.

La historia hacia adelante es un libro con las páginas en blanco. El año apenas va comenzando y desde mi muy particular perspectiva tiene todo para ser uno grandioso (con todo y la teoría de que es el último y no llegamos ni a navidad -según el calendario maya).

Deseo para ustedes mucha felicidad, salud y cosas que les llenen el alma y la vida de dicha.

Ojalá sean (o se sientan) la mitad de feliz de lo que yo me siento y soy gracias a quienes me rodean y que aún estando lejos o muy ocupados, (¿verdad zarigüeyas?) me dan esos toques de felicidad que me llegan directo al corazón.

Hagan todo por ser felices, solo tenemos una vida.

Marco

Posted via email from Marco's posterous

sábado, agosto 27, 2011

Un medley, que le dicen.

Así como quien no quiere la cosa, practicando con la guitarra unas rolas de Def Leppard (3 de ellas... "Animal" "Love Bites" e "Hysteria")

 

Posted via email from Marco's posterous

jueves, julio 07, 2011

Gran Orgullo

Img00463-20110707-1235

El 7 de julio de 2011 marcará un hito en mi vida.

Hoy se llevó a cabo la ceremonia de graduación de preparatoria de mi hijo mayor (mejor conocido como mi clon 1.0)

Realmente ha sido un excelente estudiante desde el primer día que tuvimos a bien enviarlo a la escuela. Maternal y primero de kinder los cursó en Monterrey, y desde segundo de kinder ingresó a las filas de los escolapios dentro del Instituto Carlos Pereyra de Puebla. Desde ahí hasta el día de hoy su vida académica ha transcurrido dentro de  los muros de esta institución.

Ha sido con gran amor y esfuerzo de mi parte, la de su mamá y la de sus abuelos (quienes llevan un gran crédito en el mérito de este logro) que tanto Marco como sus hermanos tengan una educación de calidad y con principios; por parte de mi hijo no he recibido más que satisfacciones durante todos estos años y hoy que culmina su educación media superior me queda una sensación gigantesca de orgullo y de un deber cumplido a carta cabal.

Les quiero compartir (empezando por tí, Marco) un texto que escribí hace un par de años dirigido a él y que hasta ahora verá la luz por medio de este post.

Este ensayo es un pequeño testamento en vida. Disculpen el hecho de que el texto está todo en mayúsculas, pero así fué escrito originalmente y quiero conservar íntegra la versión.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


A MI MUY QUERIDO HIJO:

 

 

QUIZÁ TE PAREZCA EXTRAÑO –Y LO ENTIENDO- QUE SIN PREVIO AVISO RECIBAS ESTE DOCUMENTO. NO TE ALARMES, NO HAY ABSOLUTAMENTE NADA DE QUE PREOCUPARSE. EL PRESENTE ES ÚNICAMENTE EL PRODUCTO DE LA REFLEXIÓN QUE ALGUNOS PADRES HACEMOS EN DETERMINADO MOMENTO DE NUESTRA VIDA.

 

TE PIDO POR FAVOR LO LEAS CON CUIDADO Y MUCHA ATENCIÓN, ESTE DOCUMENTO SIGNIFICA QUE SÉ QUE YA TIENES LA EDAD SUFICIENTE PARA ENTENDER SU CONTENIDO Y QUE COMO MI HIJO MAYOR VERÁS QUE LO QUE AQUÍ EXPRESO LLEGUE EN SU MOMENTO A LOS OÍDOS Y EL CORAZÓN DE TUS HERMANOS MENORES.

 

 

ESTE ES MI TESTAMENTO DE VIDA.

 

 

DE LAS COSAS MATERIALES QUE POSEO, REALMENTE NO HAY MUCHO QUÉ DECIR. A FÍN DE CUENTAS LOS BIENES TIENEN UN USO LIMITADO Y UNA DURACIÓN QUE NO ES PRECISA.

 

EL MEJOR LEGADO QUE PUEDO DEJARTE, SI ESTE FUESE MI ÚLTIMO DÍA DE VIDA, ES EXACTAMENTE EL MISMO QUE ME DEJÓ TU ABUELO ANTES DE PARTIR AL CIELO. ESTE LEGADO ES AÚN MÁS VALIOSO, MÁS DURADERO Y SI LO USAS CON LA MANO DE DIOS COMO GUÍA, TAMBIÉN TÚ SE LO HEREDARÁS ALGÚN DÍA A TU HIJO MAYOR, POR ENDE RECIBE:

 

 

HONESTIDAD:    PARA QUE SIEMPRE ACTÚES Y HABLES CON LA VERDAD, QUE TUS ACCIONES Y PALABRAS SEAN SIEMPRE HONESTAS Y LIMPIAS.

 

 

VALOR: PARA ENFRENTAR LA VIDA Y SUS OBSTÁCULOS, PARA EMPUJAR AQUELLAS PUERTAS QUE PARECEN NO ABRIRSE Y SALTAR ESOS PRECIPICIOS TAN PROFUNDOS QUE EL MUNDO NOS PONE COMO RETO.

 

 

PACIENCIA:  PARA ESCUCHAR A LOS DEMÁS Y ENCONTRAR EL MOMENTO OPORTUNO PARA HABLAR Y SER ESCUCHADO.

 

 

TOLERANCIA:  HABRÁ QUIENES SEAN, SIENTAN Y PIENSEN DE MANERA DISTINTA A TI, SÉ TOLERANTE, NO QUIERAS IMPONERTE CUANDO NO SEA OPORTUNO.

 

 

FIDELIDAD:   A TUS IDEALES, A TU FAMILIA, A TU PAREJA, A TUS PADRES Y PRINCIPALMENTE A DIOS.

 

 

HUMILDAD:   PARA ACEPTAR TUS FALLAS, PARA RECONOCER LA VERDAD EN LAS PALABRAS Y OBRAS DE LOS DEMÁS.

 

 

FUERZA:  PARA SUBIR TODAS LAS EMPINADAS CUESTAS QUE TU CAMINO POR LA VIDA TE PONGA ENFRENTE, AUNQUE PAREZCAN INFRANQUEABLES.

 

 

CARIDAD: PARA LOS QUE SUFREN Y SON MENOS AFORTUNADOS QUE TÚ; DALES CONSUELO, DALES TU APOYO. DIOS Y LA VIDA TE DEVOLVERÁN CON CRECES LO QUE TÚ OFREZCAS.

 

 

INTELIGENCIA:   PARA TOMAR LAS MEJORES DECISIONES, PODER SOLUCIONAR HASTA EL MÁS COMPLEJO DE LOS RETOS Y SABER ENMENDAR A TIEMPO CUALQUIER ERROR.

 

 

POR ÚLTIMO, PERO POR ELLO NO MENOS IMPORTANTE

 

 

FÉ: DE LA MANO DE DIOS ES COMO PODEMOS CAMINAR POR ESTA VIDA, CONFIADOS EN QUE CADA PASO QUE DEMOS SERÁ FIRME Y DECIDIDO. LA FÉ ES CADA DÍA MÁS ESCASA, RECÍBELA Y PROFÉSALA CON ABUNDANCIA.

 

 

 

ESTE ES MI LEGADO PARA TI. ESTE ES MI TESTAMENTO DE VIDA.

 

 

 

TU PADRE QUE TE AMA.

 


M.A.F.R.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Esto es lo que quiero compartirles hoy, un día en que siento un gran orgullo y que marca el principio del resto de la vida de mi hijo, quien si Dios quiere, se convertirá en un exitoso ingeniero.

Hasta pronto

Marco Flores

Posted via email from Marco's posterous

sábado, junio 18, 2011

Audio: Animal

Ok, no es a ese "Animal" al que se refiere la canción, pero es una de las mejores formas de ilustrarla -por lo menos en lo que a mi extraño sentido del humor se refiere.

A wild ride/ over stony ground/ such a lust for life/ the circus comes to town...


Animal by Def Leppard Listen on Posterous

Animal

Posted via email from Marco's posterous

viernes, junio 17, 2011

Rock! Rock! (Till You Drop)

Septiembre 1992, Palacio de los Deportes, México, D.F.

La primera vez que ví a Def Leppard en vivo, las luces de el domo de cobre se apagaron y los miembros de la banda tomaron su lugar, comenzando por Rick Allen y su inconfundible silueta -el brazo derecho en alto, la manga de la camisa doblada donde debería estar el izquierdo.

Como en casi todas las giras, esta es la canción con la que abren el concierto. Mi compadre Armando Sánchez  dice que el intro suena a Alan Parsons Project; yo digo que al encenderse las luces del escenario y ver a la que para su seguro servidor es la mejor banda de rock de mi generación la piel se enchina y la adrenalina corre... "rock, rock 'till you drop, rock, rock, never stop".

Dlmb

Rock! Rock! (Till You Drop) by Def Leppard Listen on Posterous

Posted via email from Marco's posterous

jueves, mayo 19, 2011

Tan tán

Rem_end_of_the_world_us7

La madrugada del próximo domingo ya no existirá el mundo.

Bueno, al menos eso dice un gringo loco que anda postulando que el sábado este mundo en el que nos tocó vivir llega a su fin.

Ya de por sí venimos arrastrando la "consigna" de que en diciembre del 2012 y por designio del calendario maya llegaremos al fin de los tiempos, con lo que las compras navideñas -según esta teoría- no tendrán ningún sentido pues no llegaremos (literal) a cargar a los peregrinos ni a darnos el abrazo y el atracón en nochebuena. El mundo... ¡kaput!

Desde que recuerdo han pasado por lo menos tres o cuatro oportunidades en que por vaticinio, predición o superstición de alguien (o de algun grupo) el armagedón está a la vuelta de la esquina, el mundo se acaba y todo tan tán.

Meh.

Muy clarto tengo todavía en la memoria el famoso Y2K que llevaría a la raza humana a la extinción de una u otra forma: que si las computadoras se vuelven locas, que si los artefactos electrónicos dejarían de funcionar para siempre, que si Terminator esta vez si le daba chicharrón a Sarah Connor... en fin y todo solo por pasar del 1999 al 2000.

El cine ha explotado el tema de varias formas, algunas tan convincentes que más de uno jura y perjura que conoce al petrolero en que se basaron para el personaje de Bruce Willis en "Armagedon" y que todo pasó en realidad; pero para evitar el pánico generalizado, el astuto gobierno gringo lo mantuvo en secreto y en silencio, otros dirán que Discovery Channel, Nat-Geo y demás canales científicos (y por ello suponen de alta credibilidad) han sacado especiales sobre el tema y pues la construcción de un refugio subterráneo es el siguiente proyecto de remodelación para la casa.

Yo creo que el mundo sí se va a acabar, de hecho los humanos estamos haciendo un excelente trabajo acabando con él, la cosa es que somos menos espectaculares y hollywoodenses de lo que el cine nos ha enseñado, y nos llevará un poquito más de tiempo darle cran a la naturaleza, un par de cientos de años es lo que creo nos durará el chistecito.

Así pues, el postulado de que "el mundo se va a acabar" es cierto a medias; el mundo sí llegará a su fin algún día, pero no el sábado, no en diciembre del 2012 (más cuando Paulina Rubio descubrió que su lata de atún caduca en mayo del 2013) y no tan pronto como muchos quiren creer.

Sí, la naturaleza por momentos parece sacudir al planeta de la misma forma en que un perro se sacude las pulgas, pero eso también ha pasado desde siempre... que le estemos dando una ayudadota y acelerando el proceso, eso ya es harina de otro costal.

Yo les sugiero que nos hagamos a la idea de que el mundo se acaba mañana y vivamos cada día como si fuese el último.

  • amen
  • disfruten
  • rian
  • compartan
  • platiquen
  • abracen
  • coman
  • canten
  • besen
  • beban
  • vivan

Como si mañana un asteroide del tamaño de Texas nos fuese a caer encima.

O ya de plano usen el pretexto de que "el mundo se va a acabar" con la persona de su elección, a ver si es chicle y pega -lo peor que puede pasar es obtener un rotundo no o una noche de pasión- como si no hubiese mañana.

Tan tán.

Posted via email from Marco's posterous